COACHING EJECUTIVO

El coaching ejecutivo está basado en una metodología de intervención interpersonal, ya sea de manera individual o grupal.

Esta metodología está compuesta por un conjunto de herramientas de coaching; (acompañamiento y entrenamiento), orientadas a la identificación de conflictos, quiebres o retos en el ámbito laboral, con el fin de transformarlos en áreas de mejora, para sacar el máximo potencial en la persona o grupos de personas en los contextos de trabajo.

Indicado para personas con un puesto directivo, autónomos, emprendedores, propietarios de empresas y grupos de trabajadores de la misma empresa.

  • Mejorar la relación del directivo con su equipo, así como la relación entre los trabajadores.
  • Impulsar el liderazgo.
  • Incrementar su autoconocimiento, potenciar los puntos fuertes.
  • Resolución de conflictos laborales.
  • Gestionar y rentabilizar el tiempo.
  • Generar compromiso, responsabilidad e iniciativa.

COACHING EMOCIONAL

En muchas ocasiones, nos sentimos desbordados y nos alejamos de nuestros objetivos, debido a la presión social, laboral y, sobre todo, personal.

El coaching emocional, es un conjunto de herramientas que ayudan a liberar bloqueos emocionales, con el objetivo de descubrir el potencial individual que se encuentra aún sin desarrollar, lo que lleva a poder alcanzar metas personales. Es una guía, un mapa, una brújula que ayuda a avanzar.

A veces, las soluciones, están más cerca de lo que creemos, sin embargo, los miedos, presiones y auto- limitaciones, no dejan ver con claridad lo que está ocurriendo, ni poder reconocer las causas y condicionantes de nuestros quiebres emocionales.

Con las herramientas de coaching emocional, se potencian los recursos que toda persona lleva intrínsecos, mejorando su rendimiento, identificando limitaciones, y consiguiendo los objetivos planteados.

 

Indicado para:

  • Afrontar cambios, reinventar y reorientar aspectos personales.
  • Conseguir equilibrio personal.
  • Vencer bloqueos y dudas en la toma de decisiones.
  • Establecer planes de acción para conseguir objetivos personales o profesionales.
  • Mejorar las relaciones interpersonales.
  • Tener un punto de vista objetivo, con un enfoque 360 grados.